Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
Inicio | Noticias | Para el Asociado | Los 1.500 dólares de Arturo Brandon

09
Junio
2015

09 Junio 2015

Los 1.500 dólares de Arturo Brandon

Todo comenzó con 1.500 dólares y millones de ganas, esfuerzo y sabor. Luego de trabajar un tiempo en el balneario de Punta Hermosa, donde aprendió el oficio e incluso vendió panes por delivery, quiso dar el salto y comenzó su búsqueda de un local para preparar pastas y pizzas... en San Bartolo. ¿Pizzas en la playita, en vez del rico cebichito y su chelita? Muchos lo debieron haber creído loco, pero para Arturo Brandon no existen paradigmas. Él quería ofrecer pizzas y pastas y nadie lo haría cambiar de idea.

Luego de ubicar el lugar donde levantar su local soñado, y también de conseguir préstamos para aumentar sus famélicos 1.500 dólares, Arturo comenzó el negocio. Él mismo se paró al lado de la carretera tratando de convencer a los clientes que una buena pizza cerca del mar también era ‘cool’.

Fue una tarea de hormiga y de cientos de horas de trabajo y esfuerzo, pero poco a poco el chef convenció al público de que su maestría en pizzas y pastas no era cuento. Los clientes comenzaron a aparecer atraídos por una sabrosa y variada propuesta, así como por la buena atención que brindaban a los comensales. Ya para el año 2012 el local de Donde Arturo Brandon tuvo que ser ampliado.

Mistura, corazón

“Nuestra presencia en Mistura fue el espaldarazo a nuestro esfuerzo”, cuenta Brandon. Él recuerda que el 2013 “fuimos el único puesto de pizza en toda Mistura. Por eso montamos un taller donde todos apreciaban nuestro trabajo. Esto agradó mucho a los visitantes, organizadores y hasta chefs reconocidos que se acercaron a felicitarnos, entre ellos Gastón Acurio”.

En el año 2015 y ya con una clientela consolidada, el Club  Esmeralda, del balneario Santa María, los invitó para que abriesen un local en sus instalaciones. “Nuestros clientes de Santa María nos tenían más cerca, pero debido a la demanda preferían salir del club y venir al local. Hemos tenido días en que la gente hacía cola a la espera de ser atendidos”, dice.

El restaurante también recibió la invitación de Sierra Exportadora para participar en un proyecto que busca incluir insumos de los productores en las cartas de restaurantes reconocidos. Luego de evaluar y probar diversas alternativas nació la pizza con trucha ahumada, todo un golazo.

Los retos

¿Cómo hace Arturo Brandon para satisfacer a sus comensales? Según cuenta el chef, en época de verano tienen ya establecida una cadena productiva que les asegura buenos insumos para sus creaciones. Además, la preparación de las pastas y salsas se realiza en un solo lugar y luego se distribuye a los restaurantes. “Con esto aseguramos que la calidad sea la misma y evitamos reclamos que señalen que la oferta es distinta en uno y otro local”, confirma. Otro de sus atractivos es que su cocina es abierta por lo que los comensales ven cómo se preparan los manjares.

Combate el invierno

Si bien es cierto, en invierno disminuye la presencia del público en las playas, Arturo Brandon se ha preparado para traerse abajo otro paradigma: ir a la playa en invierno. Con un público que ya conoce de su propuesta, el restaurante ahora da mayor atención a su oferta de pastas. Asimismo, su carta de pizzas se amplía y el cliente puede mezclar hasta cuatro sabores en una sola pizza. Por si fuera poco tienen un macerado de ají limo y un pan a las finas yerbas, exclusivos de la casa que son todo un éxito. Un trabajo constante en las redes sociales complementa este esfuerzo.

Tags :