Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
Inicio | Noticias | Prensa y Difusión | Necesitamos más cocineros

11
Febrero
2011

11 Febrero 2011

Necesitamos más cocineros

Por: Rolando Arellano C Dr en Marketing*
 
Uno de los modelos estratégicos de márketing más usados es el del Boston Consulting Group (BCG), que dice que las empresas pueden tener en su portafolio cuatro tipos de productos: “Vacas” (muy conocidos y altamente rentables), “Estrellas” (nuevos y con gran potencial de crecimiento), “Incógnitas” (que no sabemos si podrán tener éxito) y “Huesos” o “Perros” (de poca rentabilidad y pocas probabilidades futuras). Este modelo recomienda que una empresa con visión de futuro haga que sus “Vacas” ayuden al crecimiento de las “Estrellas” y al fortalecimiento de las “Incógnitas” más prometedoras. Creemos que este esquema puede ser aplicado exitosamente en el fenómeno de la gastronomía peruana.
 
En efecto, en este modelo es claro que nuestro chef Gastón Acurio es la “Vaca” (sagrada, dirían algunos) de la cocina peruana actual. El es conocido, exitoso y muy querido. ¿Qué nos diría el BCG para un producto así? “Trátenlo muy bien, denle todo el apoyo que se merece y no dejen que se descuide en sus aspectos operativos (les pasa a muchos productos exitosos que, al ser tan demandados, cometen fallas básicas)”. En otras palabras “cuídenlo y quiéranlo bastante”.
 
Y también nos diría “..pero aprovechen de su popularidad y de su buena reputación para reforzar a otros productos “Estrellas” o “Incógnitas” de su empresa (léase, otros cocineros o integrantes prometedores de la cadena gastronómica). Con ello tendrán la oportunidad de crecer por varios flancos, incrementando el éxito total de su organización (la cocina peruana). De paso, ello ayudará también al producto famoso, que por estar solo es un blanco más evidente y vulnerable para los competidores (esto es, los cocineros famosos de otros países)”. Como el lector habrá notado, esto no es novedad, pues el mismo Gastón ya lo hace cuando en sus programas promociona a otros cocineros y miembros de la cadena. El modelo del BCG nos diría entonces que sigamos y profundicemos su ejemplo.
 
En fin, no se trata, entonces, de tener menos Gastón, que bien se merece su éxito, sino de tener, además, muchos Gastones haciendo crecer la gastronomía. Eso es no poner todos los huevos en una canasta, o como diría algún humorista, no poner toda la canasta en unos huevos.
 
(*) centrum católica. arellano marketing, investigación y consultoría
 
Diario El Comercio – 11/02/11