Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
Inicio | Noticias | Prensa y Difusión | El poder del cuy

01
Abril
2014

01 Abril 2014

El poder del cuy

Desde los Andes, a tu mesa. El boom de nuestra exquisita gastronomía peruana –en los últimos diez años– empezó a llenarnos de orgullo tras posicionarse en los principales mercados europeos. Y aunque su consumo en nuestro país aún es reducido, el cuy, o cavia porcellus, ha comenzado a deleitar los paladares norteamericanos.
 
Y no era de extrañarse: a pesar de su diminuto tamaño, el cavia porcellus posee grandes valores nutricionales capaces de prevenir enfermedades cancerígenas. “La carne de cuy tiene 20.3% de proteína y es bajísimo en contenido graso (3% a 4%). A diferencia de otras carnes, ellos no desarrollan grasas subcutáneas”, explica Lilia Chauca, ingeniera zootecnista del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), entidad que cumple medio siglo dedicado al mejoramiento genético de la especie. 
 
“De 1964 a 1970 llegaron a esta estación alrededor de 300 cuyes provenientes de Cajamarca, Áncash, Arequipa y Cusco, para ser evaluados. A partir de 1970 se armó un programa de mejoramiento genético con el propósito de hacer más productiva a la especie. Y después de varias décadas de estudio, desarrollamos tres razas de cuy: Perú, Inti y Andina; perfectos para generar microempresas. Los peruanos podemos jactarnos de que somos el país que lidera la investigación de cuyes”, dice orgullosa Chauca, antes de invitarnos a conocer el galpón.
 
En el recinto se puede apreciar a más de 3,000 cobayos distribuidos según su precocidad, su nivel prolífico y genotipo. Se mueven de un lado a otro y corren despavoridos, mientras más nos acercamos. “Son nerviosos, no te acerques tanto porque los estresarás”, nos implora la veterinaria zootecnista Meylin Humán. Lleva más de cinco años en el proyecto de mejoramiento de cuyes y a diario supervisar su desarrollo.
 
Reproductores
 
“Aquí nosotros no vendemos cuyes para carne, sino vendemos reproductores. Tenemos una sala de raza Andina, otra de Perú e Inti –¿ Cuál es su diferencia?–.El primero tiene entre seis y siete crías. El segundo solo tres o cuatro pero de buen peso, y la raza Inti se caracteriza por una mayor presentación de celo posparto”, explica la especialista, mientras atiende a un hombre interesado en comprar un cavia porcellus para su negocio.
 
Datos
 
El Perú se caracteriza por ser el primer productor de carne de cuy a escala mundial. Le siguen Ecuador, Colombia y Bolivia, donde también se dedican a la crianza de este mamífero.
 
El programa de mejoramiento genético del INIA fue creado hace 50 años, con el propósito de generar alternativas de negocio y mejorar el sustento económico de las familias rurales.
 
Según resultados del Censo Nacional Agropecuario (realizado en el 2012), nuestro país registra una población de 12 millones de cuyes aproximadamente. Cajamarca es la región que más lo consume. Le siguen Arequipa, Áncash, Cuzco y Junín. 
 
Con el fin de revalorar, fomentar y difundir su crianza, el Ministerio de Agricultura y Riego estableció el Día Nacional del Cuy cada segundo viernes de octubre.
 
Según la Asociación Peruana de Promotores de la Carne de Cuy (Apcuy), el Perú exportó 17 toneladas de carne a Estados Unidos en 2012.
 
Además, señalan que su consumo per cápita aumentará a más de 1 kilo en los próximos dos años. Actualmente, oscila entre 700 y 800 gramos.
 
Productores nacionales de carne de cuy trabajan junto al Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) en la certificación de ese producto, con la finalidad de acceder a mercados de Alemania, Suecia y Noruega, según la Apcuy.
 
25 nuevos soles cuesta cualquier raza de cuy reproductor en el INIA.
 
Del Perú al mundo
 
La encargada del proyecto del INIA, Lilia Chauca, señaló que hace poco concluyeron la exportación de estos mamíferos reproductores a Colombia. 
 
“Acabamos de exportar 500 reproductores al Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) e Colombia para que puedan mejorar las especies de sus comunidades campesinas.
 
(Fuente: El Peruano / Textos y fotos: Renato Pajuelo)