Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
Inicio | Noticias | Prensa y Difusión | Cocinando a cuatro manos nuestro destino gastronómico: Estado y sector privado

21
Diciembre
2015

21 Diciembre 2015

Cocinando a cuatro manos nuestro destino gastronómico: Estado y sector privado

Por Bernardo Roca Rey

¡Dicen que a la quinta va la vencida! Y a eso tenemos que apuntar de aquí al próximo año. Lo cierto es que ahora, por cuarto año consecutivo, nuestro país ha sido elegido como el mejor destino gastronómico del planeta, lo que es un reconocimiento al enorme esfuerzo de cocineros, agricultores y empresarios, en una apuesta inclusiva y creativa, que siguen dedicados a investigar, innovar y fusionar lo mejor de nuestro pasado milenario con elementos contemporáneos reconfigurar la personalidad de nuestra cocina.

Seguimos en la primera línea de la gastronomía mundial. Sin embargo, no podemos bajar la guardia, mucho menos considerando la calidad de los rivales. Para ser designado como Mejor Destino Culinario del Mundo en la edición 2015 de los  World Travel Awards (WTA), llevada a cabo en Marruecos, tuvimos que competir con países de reconocida gastronomía como Australia, España, Francia, India, Italia y México, entre otros, que se han ganado un sitial hace buen tiempo.

Como bien ha dicho la titular del  Mincetur, Magali Silva, “este es un reconocimiento para todos los peruanos que amamos, conservamos y nos enorgullecemos por nuestras costumbres y saberes, los mismos que se han transmitido de generación a generación y que hoy se ha constituido en lo mejor que le ofrecemos al mundo: la cocina peruana”.

Efectivamente, la categoría de Mejor Destino Culinario del Mundo se creó hace cuatro años y, desde entonces, el Perú ha sido el único ganador de este premio. ¿Y cuál es el secreto de esta apuesta por la excelencia gastronómica? Pues principalmente la conjunción de esfuerzos entre el Estado y el sector privado.

El trabajo de Apega (Sociedad Peruana de Gastronomía) ha sido fundamental en la búsqueda y enriquecimiento de nuestros productos y platos tradicionales, así como en la promoción de negocios gastronómicos de todo tipo. Y los resultados están allí. Aparte de haber consolidado a Mistura como la mejor feria gastronómica de la región, al punto que muchos países intentan replicar el modelo, cada vez más el nombre del Perú suena en los eventos y concursos internacionales. Recientemente el restaurante Central, del chef Virgilio Martínez, ocupó el primer lugar en la lista de Los 50 Mejores Restaurantes de América Latina 2015 -y el cuarto en todo el ránking mundial-; en tanto otros restaurantes peruanos se ubican cada vez más alto en la lista.

Por el lado del Estado debemos reconocer el compromiso y respaldo del Mincetur y de Promperú en la ardua tarea de promover la cocina peruana y productos bandera como el pisco. Para ello se ha invertido últimamente 24 millones de soles, se ha creado la marca “Perú, mucho gusto” y se organiza ferias gastronómicas como “Perú, mucho gusto” en diversas regiones del país, lo que ha motivado a muchos gastrónomos y dinamizado las cadenas productivas en todo el territorio.

A propósito de ello, quiero agradecer a la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) por haberme otorgado por haberme otorgado el Premio Nacional de Turismo 2015, el galardón más importante del sector privado, en la categoría “Persona o empresario que más ha destacado en la actividad turística en el Perú”. Es una distinción que aprecio y que comparto con todos mis colegas de la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega), con quienes me une  la voluntad, el cariño y el entusiasmo por hacer ver a los peruanos y al mundo lo peculiar y exquisito de nuestra gastronomía. Mistura es fruto de ello, que nos comprometemos a seguir mejorando.

Así, pues, el panorama de la gastronomía peruana se presenta muy alentador, pero resta mucho por hacer para continuar en la senda de la excelencia, para lo cual debemos fijarnos objetivos concretos que demandan nuevamente la más estrecha relación entre Estado y sector privado. A corto plazo, consolidar a Lima -que cada vez gana más adeptos como centro de conferencias y punto de convergencia de tours gastronómicos-, como la capital gastronómica de América. Esto, a su vez, incidirá positivamente en el incremento del turismo receptivo, que a todos beneficia.

Luego, como lo señalábamos recientemente en esta misma columna (21/10/2015), debemos lograr que,  antes del 2021, se declare a la Gastronomía Peruana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; y avanzar en la alianza estratégica con México y la emancipación de nuestra cocina peruana y latinoamericana, sobre todo del colonialismo gastronómico francés que se impuso por diversas razones históricas en el mundo. “El Perú ha tomado la iniciativa en esta cruzada por la consolidación de la comida latinoamericana. El ejemplo de Mistura y el lema “Come rico, come sano, come peruano”, dedicado a hacer que en cada región o pueblo del Perú se coma lo que siempre se ha comido, nos indican que vamos por buen camino”.

En resumen, los premios seguirán llegando solo si se corresponden con el esfuerzo conjunto entre el Estado y el sector privado por mantener la creatividad y la excelencia en un rubro que, definitivamente, tiene enormes efectos no solo en la economía sino también en la inclusión social y en el orgullo nacional. Se acumulan  más razones para que el Gobierno elabore y dé forma a una política de Estado de real y permanente promoción de nuestra rica gastronomía. ¿Esta vez será la vencida? Recurrentemente hemos hecho este pedido desde Apega, en el convencimiento de que esta sinergia Estado-privados es la base y el trampolín para continuar creciendo, dando trabajo y recibiendo reconocimientos dentro y fuera del país, que nos enorgullecen a todos.

Fuente: Espacio360

Tags :