Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
Inicio | Noticias | Prensa y Difusión | Apega entregó el Premio Teresa Izquierdo

15
Septiembre
2012

15 Septiembre 2012

Apega entregó el Premio Teresa Izquierdo

En el marco del convenio entre la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) y la Municipalidad Metropolitana de Lima por promover a Lima como Capital Gastronómica de América al 2021, Apega otorgó el Premio Teresa Izquierdo a Azunta Zegarra Palomino de la tradicional Plaza Italia, Mercedes Fernández Galindo (47) vivandera de la Alameda Chabuca Granda, y María Jesús Nakamura Salas (61) también de la Alameda Chabuca Granda. Las ganadoras se hicieron acreedoras al equipamiento de sus cocinas y de cursos de capacitación en gestión de negocios.

Azunta Zegarra, natural de Apurímac, quien tiene un puesto en la tradicional Plaza Italia y su especialidad es la Patasca, cuenta que fue su madre quien le enseñó desde niña el arte de la cocina. Gracias a esos consejos y conocimientos que le trasmitió y sus deseos de superación es que ha ido mejorando cada día.  Este negocio le ha permitido criar y educar a su hija. Recibió el premio de manos de la Alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y manifestó muy emocionada “Gracias a mi pueblo Apurímac, me siento muy emocionada, no tengo palabras como describir esta alegría, mil gracias a Apega”.

Por su lado, “Mechita”, como llaman sus clientes a Mercedes Fernández, que tiene una carretilla que ofrece mazamorra (Morada y de Cochino) en la Alameda Chabuca Granda, fue la segunda en ser nombrada ganadora del Premio Teresa Izquierdo y lo recibió de las manos de la propia hija de la morena de oro de la cocina, Elena Santos. Ella se inició en la cocina desde los nueve años, ayudando a su abuela y mamá y vendiendo en la calle. La elaboración de los dulces es una herencia que recibe de su abuela, quien también hacia dulces de antaño (ranfañote, camotillo, mazamorra de cochino).

La tercera en ser premiada con este reconocimiento y que fue entregado por Isabel Álvarez, directora de Apega, fue María Jesús Nakamura (61) quien ofrece butifarras y champús en la Alameda Chabuca Granda. Se inició vendiendo comida y postres de puerta en puerta en Barrios Altos, suministró a un negocio en el Mercado Central y fue una de las primeras vivanderas de la Plaza Italia. Este negocio le ha permitido dar estudios a sus hijas que ahora son profesionales. Nos cuenta que el valor más grande que puede enseñarles a sus hijas es el valor del trabajo y la honestidad.